Día 4: De Brigerbad a Grindelwald. Visita al Triftbrücke

De Brigerbad a Grindelwald por el puerto Grimselpass. Excursión al Trift Bridge, un puente colgante sobre el lago Triftsee.

Estamos durmiendo de maravilla. Disfrutando y descansando. Mimando al cuerpo que también le hace falta. Enfrente de nuestra parcela hay un niño suizo que nos tiene maravillados. Es simpático, tranquilo, se entretiene solo, come supersano y se suena los mocos él sólo a pesar de tener poco más de dos años. Si esto le sumas un poquito de espontaneidad, tendríamos al niño “perfecto”. A la educación también deberíamos darle una vuelta.

Llegamos al teleférico de Triftbahn un poquillo tarde sobre el horario previsto. Todavía no tenemos la puntualidad de un reloj suizo y parece ser que no vamos a tener cabina de vuelta. No pasa nada. Nos sentimos jóvenes y valientes. Total que son dos horas más de bajada.

Y comienza la cuesta arriba. Exigente pero el final merece la pena y mucho: un puente colgante de los que impresionan y lo que queda de un glaciar. Amazing. Cómo pone los pelos de punta esta naturaleza. Lindo relindo.

 

Pero todavía los pone más como nos estamos cargando el mundo. De ponerse a gritar y no parar. En 7 años agur glaciar.

A gloria nos ha sentado ese bocata con jamón y tomate natural que nos hemos zampado. Delicius. Y después de poner a prueba nuestros aductores con la bajadica, decidimos tentar a la suerte y probar si conseguimos cabina para evitarnos las dos horas de pateada que nos quedan. Bingo! Nos sentimos muy afortunados.

Para dormir, otro furgoperfecto perfecto. Junto a la campa donde hemos decidido pasar noche hay un campo de fútbol de hierba natural, baños, brasas y un eslovaco muy majo él que regala cervezas 🍻. La vida nos sonríe amigos!

Salud y besos en la frente.

Leer Post Relacionados
Síguenos en @Instagram