Día 11: Canales de Venecia, Murano y Burano

Visita a Venecia y sus famosos canales. Excursión a Murano, famosa por el cristal y Burano con sus casas de colores.

Queremos empezar el día recomendándoos un libro. Un librazo. De los que cuando acabas te deja un regustillo a rico rico: "El regalo" de Eloy Moreno. Una lectora lo resume así: "Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo". Bárbaro.

Hemos madrugado. No queremos salir muy tarde y como nos conocemos... En el mismo camping te facilitan un pack para viajar más comodamente a Venecia. Incluye el traslado en bus desde prácticamente el camping hasta el embarcadero donde se toma el vaporetto, además de la posibilidad de poder coger otros para visitar Murano y Burano (las islitas) y todos los vaporettos públicos que quieras utilizar en Venecia. Y todo ello por unos 50 € por familia de dos adultos y dos niños menores de doce años. Todavía entramos.

La primera sensación al pisar Venecia quizá ha sido de "demasiado": demasiado calor y demasiada gente. Para lo primero, nada que decir. En cuanto a la cantidad de gente, los que ya habíamos estado, no teníamos el recuerdo de esta invasión, pero la realidad es que el tiempo pasa y ahora es mucho más sencillo viajar, para lo bueno y para lo malo. Así que aquí estamos. Conquistando.

De Venecia no creemos que haya nada que no se haya escrito todavía. Sus canales, sus góndolas, su San Marcos, su luz... Habrá muchas otras ciudades en el mundo, que te podrán gustar más o menos pero lo que es innegable es que estamos ante una ciudad única, irrepetible. Para algunos nos ha sabido a un poco poco la visitilla. Nos hemos quedado con ganas de más. Pero hay que saber adaptarse un poquitín de ná.

Lo que nos ha sorprendido mucho ha sido Burano. Sí, el de con "b" (Murano con sus cristales no mucho, la verdad). Con mucho encanto y esas casitas de colores que tienen mucho rollito. Lindasssss. Seguro que os gustarían.

Aún nos ha dado tiempo para un poco de relax en la playita. Día "completi". Y dos días seguidos en el mismo lugar. Todo un record for us.
Para despedir, de nuevo minidisco. Qué es la vida sin una minidisco? Estos bajitos lo han dado todo en las coreografías. La animación del camping no es que sea de : "oh, dios mío!" pero los chavales han sido muy majetes y a éstos se los han ganado. Mola vivir la vida con esa intensidad. Dan ganas de gritarles que no crezcan más.
Tomorrow more.
Salud y sorpresas de las buenas.

Leer Post Relacionados
Síguenos en @Instagram