Día 12: De Venecia al Lago di Garda. Día en Gardaland

Partimos de Venecia con destino al Lago di Garda. Día disfrutón en Gardaland, el Port Aventura italiano.

Los aitas nos han dicho que tenemos que andar. Buff! Pereza total. Después de la minidisco de ayer, me apetece cero patatero caminar dieciocho o veinte kilómetros que es con lo que el Tito Sila ha amenazado para hoy. Aún necesito recuperar. Si hubiera estado más atento a la señales me hubiera dado cuenta que sonreía demasiado.Y encima hay que darse prisa para desayunar. Oigan por favor, me están estresando!!.
Pero estando en éstas, salta la noticia. Ha habido una filtración. A Maider, nuestra fuente, le han contado que naranjas de la China lo de andar. Que hoy toca sorpresón!!
Así que ya están las maraposillas, las tximeletas y las butterfly todas juntas en mi estómago. Qué será? Oh my god!

Mi cabeza ya no puede parar y comienza mi ataque preguntil: partido de fútbol?, playa?, un teatro?, será para los ocho o sólo para los más txikis?. Y así se me pueden ocurrir doscientas mil preguntas y para los que me conozacaís sabeís que digo la verdad.
Y en este momento es cuando llega la temible respuesta:"¿pero quereís saberlo o preferis que sea sorpresa? Hala ya! No nos hagaís esto que no sabemos que contestar. Y ante este dilema, respiramos profundo y soltamos lo primero que nos viene a la cabeza. Nos la vamos a jugar, hemos venido a concursar así que adelante con la surprise.

Llegamos al lugar. Tachán, tachán...Redoble de tambores... Gardaland!!!!! el Port Aventura a la italiana. Mamma mia.

Y a partir de aquí, comienza el desmadre hermanos. Es que no sé ni por donde empezar. Ha sido muy muy guapo. Las atracciones han sido lo más. Hasta cuando te haces caquita esperando las colas y crees que no te vas a poder montar, o cuando te chipias entero, o cuando das tantas vueltas que ya no sabes ni dónde estás, o cuando subes y bajas, y corriendo te vuelves a subir...Brutal!

Yo creo que aquí la hemos gozado todos. Teníais que ver los caretos de los grandes. Pa mí que no eran muy diferentes de los nuestros (bueno, algún que otro mareillo también ha habido pero no han sido de hospital). Once horas de diversión. Ahí es ná!

Acabamos el día con hamburguesón y calados hasta donde os podeís imaginar. Menudo tormentón que nos caído. ¿Esto también lo tendrían pensado lo aitas? Pues mira que se lo saben montar. Hoy cuando me vaya a dormir me parece que no voy a preguntar en qué puedo soñar. Ni tiempo me da.

PD: Ya en modo normal :-) el parque es superrecomendable. Las colas no han sido excesivamente largas, los chicos se pueden montar en casi todo (sólo para tres es necesario pasar de 1'40 cm) la ambientación está chula chula, los precios de la comida son accesible y las atracciones molan ( también para adultos. El Oblivion es lo más). De los espectáculos no podemos hablar porque no los hemos visto, cosas de la climatología. Sorry).


Salud y muchos a la luz de las velas.

Leer Post Relacionados
Síguenos en @Instagram